Se produjo un error en este gadget.

26 febrero 2006

El año de las minorías


El año 2002, Halle Berry y Denzel Washington hicieron historia en los Oscar al ser los primeros actores negros en ganar una estatuilla dorada.El hecho de que lo hayan conseguido el mismo año aumentó los comentarios que apuntaban al tono reivindicatorio del premio, que terminaba con años de postergaciones.

Este año, la situación podría repetirse, pero esta vez sería la población homosexual la que recibiría toda la atención.
El tema siempre había conseguido concitar interés, por sus rasgos polémicos y el aura de tabú que aún tenía, pero la larga lista de películas que lo ha tratado, como "El juego de las lágrimas" o "Los muchachos no lloran", había hecho que fuera normal ver producciones donde se hablara de ello.

Lo que ha marcado la diferencia este año, es que son varias películas juntas con guiones que hablan sobre la homosexualidad las que han conseguido importantes nominaciones.
Entre los candidatos hay dos trabajos que abordan el tema de manera directa: "Secreto en la Montaña", de Ang Lee, que se ha transformado en el centro de atención por mostrar la relación amorosa entre dos vaqueros, interpretados por Heath Ledger y Jake Gyllenhal, y es la gran favorita para ser la gran ganadora de la jornada.

La segunda es "Transamérica". La película protagonizada por Felicity Huffman, más conocida en por su rol en "Desperate Housewives", muestra la historia de un hombre que sólo desea operarse para ser mujer hasta que descubre que por un "desliz" heterosexual es padre... o madre. La actriz ya ganó un Globo de Oro por este rol y no sería raro que repita la experiencia el 5 de marzo.

El caso de "Capote" es distinto, porque en su trama no está presente el tema de la homosexualidad, pero el escritor Truman Capote, protagonista de la historia, si lo era y el asunto es tocado en el largometraje.
Un poco de popularidad
Los actores que han trabajado en estas historias también han conseguido una cuota importante de protagonismo. Los dos rostros de "Secreto en la Montaña", Ledger y Gyllenhal, están entre los candidatos a la estatuilla dorada y Michelle Williams, una de sus compañeras, paleará en las categorías femeninas.

El caso de Williams es el más llamativo, porque los amantes de las series de televisión aún la recuerdan como una de las protagonistas de "Dawson’s Creek" y su carrera en el cine no había tenido la masividad que ha logrado con su papel en la cinta del los vaqueros gay.

Philip Seymour Hoffman, protagonista de "Capote", ha logrado que su trabajo por fin consiga un poco del reconocimiento que venía pidiendo hace rato por sus roles en cintas como "El gran Lebowski", "Magnolia", que le habían permitido ganarse el respeto de la crítica y sus pares, pero aún no había logrado convertir esto en algún premio importante.

El aporte de la pantalla chica

La relación entre el mundo del cine y la televisión ha sido estrecha siempre en Estados Unidos, con constantes préstamos de figuras y realizadores.

Paul Hagáis, por ejemplo, tenía una larga carrera como guionista de televisión antes de asumir el desafío de dirigir "Crash".

Felicity Huffman también era conocida como actriz de televisión antes de dar el gran salto con "Transamérica".

El caso más emblemático, este año, es el de George Clooney, quien logró fama de galán gracias a su rol de médico pediatra en "E.R." y ahora no sólo postula como actor por "Syriana", también se da el lujo de hacerlo como director por "Buenas noches y buena suerte".