Se produjo un error en este gadget.

16 febrero 2006

El Amor es Perjudicial para la Salud : Grey's Anatomy


Los Prospect Studios no están precisamente a mano del centro neurálgico de Hollywood. Pero, en realidad, es poco lo que está cerca del núcleo turístico de la meca del cine. Todo es lejos. Las distancias son enormes y las autopistas parecen abrazar a la ciudad por todos sus flancos.

Allí, en un rincón de Hollywood, es donde se erige el Seattle Grace Hospital; por supuesto, dentro de los estudios mencionados. Es el sitio donde transcurre la acción de la celebrada serie "Grey´s Anatomy", que emite el canal Sony, donde desde este jueves, a las 20, podrá verse su segunda temporada.

Es la historia de un grupo de cinco jóvenes médicos (Meredith Grey, Cristina Yang, George O´Malley, Izzie Stevens y Alex Karev), que comienzan su residencia como cirujanos en el hospital más exigente de la ciudad. Allí tratan de sostener su amistad en una atmósfera muy competitiva, con profesores déspotas y compañeros más experimentados que lo son aún más. A lo largo de la primera temporada, se conocieron sus temores, sus ambiciones, sus conductas y, sobre todo, sus secretos.

Todo eso parece estallar en este segundo año, en que a pesar de estar en el segundo año de su residencia, los cinco médicos novatos seguirán golpeándose en esta serie creada por Shonda Rhimes. Entre barbijos, bisturíes y materiales antisépticos, los actores de la serie se sometieron al interrogatorio de la prensa internacional acerca las novedades de uno de los ciclos boom de ese país. Allí, entre ellos, uno puede enterarse de que aunque Ellen Pompeo y Patrick Dempsey estén enamorados en la ficción y hasta tengan que ducharse juntos en algunas escenas, en la vida real tienen una relación casi fraternal. "Patrick es como mi hermano. Además, soy muy amiga de su esposa y su hija. En una de las primeras escenas que tuvimos que rodar estábamos desnudos completamente. Hubiera sido mucho más difícil para nosotros si teníamos que hacerla con alguien desconocido", explica Pompeo.

En la ficción, a su personaje, Meredith Grey, le pasará de todo. Aunque su romance con Derek Shepherd (Dempsey) parecería marchar viento en popa, de improviso llega al hospital Addison Shepherd (Kate Walsh), la esposa del galán. Asimismo, el jefe de cirujanos, Richard Webber (James Pickens, Jr.), esconde muchos secretos que se vinculan con la madre de la conflictuada Meredith.

"Con mi personaje, Shonda Rhimes creó una suerte de hombre idealizado. Lo interesante de esta temporada es que iremos quebrando un poco esa armadura que lo rodea y que lo hace ver como el hombre ideal", agrega Dempsey. Por su parte, Cristina -interpretada por Sandra Oh, ganadora del Globo de Oro y el premio SAG- recibe un premio por su ambición. Su romance oculto con el despótico doctor Preston Burke (Isaiah Washington) por escalar posiciones, la encuentra embarazada. Ahí comienza su conflicto, ya que no quiere contárselo a su amante.

Entretanto, George O´Malley (T. R. Knight), hace esfuerzos por dejar de ser tan tierno como parece, e Izzie Stevens (Katherine Heigl) y Alex Karev (Justin Chambers) comienzan una relación amorosa que derivará en muchos problemas.

No es "E.R."

El elenco entero se apresura siempre a destacar que "Grey´s Anatomy" no es "E.R". Desde "Centro médico" o "Marcus Welby", los norteamericanos siempre se sintieron atraídos por las series de médicos. Pero en ésta hay una vuelta de tuerca, donde los pacientes no son el principal foco de atención. "Esta historia transcurre en un hospital, pero es sobre la gente que trabaja en él. Esa es la gran diferencia con las otras series de médicos. Si pones atención al trabajo de cámaras y a la energía que hay puesta aquí, vas a notar las diferencias. Está bueno que los creadores no hayan intentado copiar los shows ya establecidos", explica T. R. Knights.
"Lo principal en esta serie es la vida personal de los personajes: muy bien definidos y jugosos en su concepción", agrega Sandra Oh. En pocos minutos, todo el elenco parte a sus respectivos trailers y camarines, para convertirse en los doctores que pasarán hasta 17 horas grabando escenas en esos estudios