Se produjo un error en este gadget.

18 enero 2006

Nadie tiene garantizado el Oscar

Pese a la escasa representatividad de sus 84 miembros, los Globo de Oro marcan algunas tendencias en la carrera hacia los premios que realmente importan en la industria: los Oscar que entregan los 5798 votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Ganar un Globo de Oro no significa asegurarse una estatuilla en la ceremonia del próximo 5 de marzo (de hecho, el año último habían triunfado "El aviador" como mejor drama y "Entre copas" entre las comedias, mientras que el Oscar al mejor film terminó en manos de Clint Eastwood por "Million Dollar Baby"), pero al menos posiciona a un puñado de títulos para las nominaciones que se anunciarán el próximo 31 de enero.

En este sentido, ya no cabe duda alguna sobre el dominio en este año de la producción independiente por sobre los habituales tanques de los grandes estudios. Ni "King Kong", de Peter Jackson -que probablemente obtenga muchas candidaturas y varias estatuillas en los rubros técnicos- ni "Munich", de Steven Spielberg -que seguramente no será tan ignorado como lo fue en los Globos de Oro- ni "El luchador" ni "Harry Potter y el Cáliz de Fuego" ni "Las crónicas de Narnia" pudieron ocupar el lugar que había dejado vacante "El señor de los anillos: el retorno del rey", que arrasó hace dos temporadas con cuatro Globos y luego con once Oscar.

Más allá de los gustos y preferencias, un signo saludable de este año es que la inmensa mayoría de las películas nominadas y premiadas en los Globo de Oro apostó por historias arriesgadas y por bajos presupuestos que le permitió conseguir financiación por fuera de las estructuras más arcaicas de Hollywood.

"El secreto en la montaña", que desde que obtuvo el León de Oro en el Festival de Venecia no dejó prácticamente premio sin ganar, es una producción del estudio de moda (Focus Features) que costó apenas 14 millones de dólares. Nadie apostaba demasiado por este western (ni siquiera los ejecutivos de marketing, que ocultaron la temática homosexual en toda la campaña de lanzamiento) que desafía todos los códigos y convenciones de un género tan clásico como machista.

Además de Focus (distribuidora también de "El jardinero fiel"), otras compañías independientes están detrás de varios de los films premiados anteanoche. Tales son los casos de "Capote" y "Transamerica", que obtuvieron los principales premios de actuación (Philip Seymour Hoffman y Felicity Huffman, respectivamente).

Sólo "Syriana" (una audaz producción de fuerte contenido político de Warner Bros.) y la biopic "Johnny y June: pasión y locura" (un emprendimiento de Fox 2000, el sello artístico de la 20th. Century Fox) contaron con el soporte de los grandes estudios, aunque están muy lejos de ser blockbusters. De todas maneras, las chances de ambas rumbo a los Oscar parecen reducidas. Si bien es posible que obtenga varias nominaciones, "Johnny y June" -que se vio muy beneficiada por la absurda división entre dramas y comedias o musicales que propone los Globos de Oro- no parece una competidora de gran riesgo para "Secreto en la montaña", por lo menos en los rubros principales de mejor película y mejor dirección. El film de Ang Lee -con sus cuatro nuevos galardones cosechados anteanoche y a partir del bienvenido debate mediático que ha despertado- se ubica definitivamente como la más firme candidata a triunfar en una noche que, como la del 5 de marzo próximo, puede ser histórica para el cine independiente y para las minorías sexuales