Se produjo un error en este gadget.

28 setiembre 2005

RACHEL MCADAMS

Cuando se trata de actrices bellas, hay que pensar en cómo sobresalir para no ser una más del montón. Puede ser con un cuerpo de ensoñación (Charlize Theron), ojos expresivos (Lindsay Lohan) o sensualidad a flor de piel (Mónica Bellucci). Pero el caso de la canadiense Rachel McAdams es más difícil. Guapa y curvilínea como muchas, no marcaba una real diferencia.

Pero cuando Rachel sonríe, algo especial ocurre. Sus ojos vivaces y una expresión cálida la elevan a una categoría especial y hacen que su imagen permanezca en el recuerdo. Eso ocurrió con "The Notebook", donde la actriz encarnó uno de esos amores que hacen llorar a todas las féminas de la platea: sufrido, extremo y platónico. De más está decir que la chica se graduó con honores de actriz dramática con este filme.

Así, de un momento a otro, la actriz de 28 años pasó de ser una rubia más a una actriz con una interesante proyección. Y eso es lo que se confirma ahora, con dos cintas que la tienen como protagonista. "The Wedding Crashers" es la primera de ellas, una comedia que ha sido el gran batatazo de la temporada gringa, y en que la rubia actriz es el objetivo amoroso de Owen Wilson.

En la otra, "Red Eye", Rachel sufre una pesadillesca experiencia a bordo de un avión. Porque este filme de terror de Wes Craven la tiene como una pasajera encandilada por alguien que no es quien parece.

"Cuando supe que Wes Craven me quería en su película no pude cerrar mi boca del asombro. Wes dirigió Pesadilla y esa es una de mis películas favoritas", le confesó al sitio Terra.com.

De ser prácticamente nadie antes de "Mean Girls" (el filme en que se hizo notar), ahora esta hija de camionero y enfermera, y quien trabajó tres temporadas en un McDonald's, es solicitada como pocas. Tanto que se codea de tú a tú con Diane Keaton, Sarah Jessica Parker y Claire Danes en la próxima "The family Stone".