Se produjo un error en este gadget.

30 setiembre 2005

DANNY BOYLE FILMARA "PORNO" LA SEGUNDA PARTE DE TRAINSPOTTING

Danny Boyle dirigirá 'Porno', la segunda parte de 'Trainspotting'. Pero no va a serle fácil: el director quiere desterrar a Sick Boy del protagonismo y colocar en su lugar a Renton, el papel que interpretó en la primera entrega Ewan McGregor. Para conseguirlo tendrá que cambiar el argumento que planteaba en el libro Irvine Welsh y, lo más importante, convencer a McGregor para que acepte la oferta.

En la novela han pasado 10 años desde que Renton traicionara a sus amigos. La heroína está pasada de moda y Sick Boy, que acaba de divorciarse, malvive en un antro metiéndose todo lo que encuentra. Un día su tía le ofrece hacerse cargo del 'pub' que regentaba. Acepta la oferta y descubre que detrás de la apariencia estable de los 'pubs', florece toda una industria de pornografía 'amateur', en la que no dudará en
inmiscuirse.

Danny Boyle, que consiguió colgarse el apelativo de 'de culto' después de dirigir 'Trainspotting', ya ha puesto los ojos en 'Porno'. "Es una producción difícil porque hay que reunir otra vez a todos los actores, poner mucho dinero y ampliar el papel de McGregor, así que me alegro de no estar metido en este proyecto", sentencia Welsh, que tiene su propia productora de cine.

'Porno' se plantea como una película problemática. Los productores quieren que Renton (el papel que interpretó Ewan McGregor) pase a ser de nuevo el protagonista, porque en el libro ha sido desbancado por Sick Boy, que dio vida en el cine Johnny Lee Miller. Danny Boyle quiere recuperar el éxito después de algún que otro batacazo sonado, y Ewan McGregor parece que lo que quiere es que le dejen en paz.

El actor escocés no da señas de estar demasiado interesado en la película. Además, las malas lenguas dicen que no se habla con Boyle, del que antes era un "buen amigo". McGregor, supuestamente, se enfadó con el director después de que le apartaran del rodaje de 'La playa' sin que Boyle saliera en su defensa. Era un papel que quería, pero los productores (siempre los productores...) preferían ir a lo seguro y contratar a Leonardo Di Caprio para el interpretar al protagonista

En aquel entonces Ewan McGregor era un actor conocido, pero sólo eso. Di Caprio, por el contrario, acababa de estrenar 'Titanic'. "Empezó como una novela pequeñita que íbamos a adaptar y se convirtió en algo que tenía únicamente que ver con el dinero. Se gastaron 50 millones de dólares y eso es como si alguien pide dinero prestado a un usurero. Devolver ese dinero será lo prioritario en su vida", se justifica Boyle.

La película estaba basada en una novela de Alex Garland, con el que ahora trabaja de nuevo Boyle en su próximo proyecto, del que poco más que esto se sabe aún. McGregor, que ha trabajado en tres ocasiones con Boyle y que se ha convertido en estrella con títulos como 'Moulin Rouge' y la reciente saga de 'Star Wars', puede ahora permitirse el decir no a la oferta.

Para Danny Boyle "las estrellas no son forzosamente los mejores actores. Hay una luz especial en ellos, están llenos de luz y, cuando diriges hacia ellos su cámara, cambian, son otras personas. Aparte de eso, Ewan es un ser entrañable".

La génesis de la historia

"Se me ocurrió la idea del libro pensando en amigos míos que tienen 40 años, entran en crisis, se separan de sus mujeres, empiezan a consumir pornografía y acaban haciendo sus propias películas en vídeo doméstico", explicó Irvine Welsh interrogado por la génesis de la historia.

'Porno' salió a la venta en el Reino Unido en 2002, 12 después que su primera parte. En este tiempo Welsh ha cambiado. Ya no es el ex 'yonqui' post punk británico que escribió 'Trainspotting'. Ahora está casado, vive en un barrio 'pijo' de la ciudad y fija sus intenciones en otras desidias.

Reconoce que tuvo que consumir mucha pornografía para escribir 'Porno', "pero lo hice porque formaba parte de la investigación, no para masturbarme", advierte. Esta vez, Welsh retoma de nuevo algunos de los fantasmas sociales recurrentes que aparecen en toda su obra: a saber, la violencia, el sexo sórdido y las drogas. "Una novela urbana sin drogas es como un campo sin árboles", matiza.

Sick Boy, cuenta Welsh, es el protagonista por casualidad. El escritor se defiende diciendo que si hubiese querido aprovechar el éxito de 'Trainspotting', hubiera retomado la historia de Renton, el protagonista. Afirma que comenzó a escribir la historia de un hombre que, descubrió, podría ser Sick Boy, pero un poco mayor, y se puso manos a la obra con la nueva línea argumental.

La pornografía para Welsh "es una forma de autoafirmación de la clase obrera británica de más de 40 años, que después del período Thatcher se ha quedado sin estatus y sin trabajo y detrás de la cámara se siente fuerte y se autopotencia".

De salir adelante el proyecto, Danny Boyle deberá contar en el reparto además con Johnny Lee Miller, que era Sick Boy, y con Robert Carlyle, que interpretó al psicópata Begbie. En cualquier caso Welsh se lava las manos, ya ha vendido los derechos del libro y su trabajo está hecho.