Se produjo un error en este gadget.

16 abril 2009

La saga "X-Men" exprime su éxito con el regreso de Wolverine y el anuncio de dos filmes más

Es una de las películas más esperadas del primer semestre que se convirtió en el secreto peor guardado de Hollywood. El 30 de abril, Hugh Jackman se arma nuevamente de sus peligrosas garras para "X-Men Orígenes: Wolverine", un filme sobre los inicios del personaje de la saga de superhéroes que lo hizo famoso y que a comienzos de mes vivió un "atentado": una versión de trabajo de la cinta se filtró en internet y ahora hasta el FBI investiga el caso.

Las dudas aparecieron de inmediato: ¿afectará esta filtración el resultado en boleterías? En la Fox parecen no estar preocupados y, por el contrario, "Wolverine" es sólo la primera de tres películas relacionadas con que el estudio se prepara para exprimir el éxito de la taquillera trilogía original que inició Bryan Singer en 2000.

Ayer, la productora Lauren Shuler Donner anunció dos nuevos filmes. El primero está en los escritorios de la Fox desde hace cinco años; de hecho, nació en paralelo con la que debuta este mes. Se trata de una cinta centrada en la juventud de Magneto, el villano que en la saga original interpretó Ian McKellen. Schuler asegura que el proyecto está en marcha. La otra película, que está más avanzada, tiene a Josh Schwartz, creador de series como "Gossip girl", de guionista: "X-Men: First class" mostrará al primer grupo de alumnos del profesor Xavier (Patrick Stewart en la saga); o sea, muestra la juventud de Jean (Famke Janssen), Tormenta (Halle Berry) y Cíclope (James Marsden), entre otros. Aún no tiene director, pero comenzaría a filmarse en 2010.

Filtración

Se estima que hasta un millón de usuarios han bajado "X-Men Orígenes: Wolverine" desde internet.

Un viaje a los orígenes de la historia

Dirigida por el sudafricano Gavin Hood, y filmada en Australia a fines de 2007, recuerda los inicios del feroz personaje que interpreta Hugh Jackman. Hay un énfasis especial en la relación con su medio hermano Dientes de Sable, interpretado por Liev Schreiber: se aborda el momento en que ingresa a un misterioso equipo de la CIA involucrado en un proyecto a cargo del malévolo personaje William Stryker. Jackman, además de protagonista, es productor de la cinta y trabajó su cuerpo por más de un año para estar en el estado físico adecuado.