Se produjo un error en este gadget.

06 enero 2009

Hugh Jackman: "Siempre salí del banco de suplentes"

Se suponía que Russell Crowe sería el coprotagonista con Nicole Kidman de Australia, un filme romántico de época ambientado durante la Segunda Guerra Mundial. Pero el combativo actor tuvo una pelea con 20th Century Fox por su sueldo. Como dijo en su momento: "Yo no hago caridad con grandes estudios".

Hugh Jackman era lo que más se acercaba, al menos en un sentido, a lo que el director australiano Baz Luhrmann tenía en mente para su galán. Luhrmann había pensado en un elenco exclusivamente australiano. ¿Quién mejor para contar la historia de su país? Crowe es neozelandés, mientras que Jackman es de pura cepa australiana y pese a todo su éxito, con su esposa y sus dos hijos siguen radicados en Melbourne.

Jackman interpreta a un arriero de ganado conocido como Drover, término que significa boyero en jerga australiana. Kidman es una inglesa digna que lo conoce cuando viaja a Australia para liquidar la finca familiar. Decir que los dos se enamoran no implica revelar nada.

Australia toma arquetipos de las producciones de época del Hollywood de la vieja escuela. El filme está repleto de similitudes con lo mejor de David Lean y Clint Eastwood. El argumento referido a cuidar 1.500 cabezas de ganado tiene ecos de Río Rojo.

Este papel podría significar un gran paso al frente para
Jackman, que hasta el momento tuvo su mayor éxito como Wolverine en la saga de X-Men. Alto y flaco, es un tipo apuesto capaz de mejorar considerablemente sin todo el extraño vello facial que usa para Wolverine.

Jackman nació en Sydney, en 1968, y está casado con la actriz australiana Debora-Lee Furness desde 1996. Tiene dos hijos, Oscar, de ocho años, y Ava, de tres. Mide alrededor de 1,90 m y, pese a ser fanático del rugby y famoso como héroe de acción, su formación viene del teatro y la comedia musical: actuó en Oklahoma en Londres y Broadway, y en The Boy From Oz. Además de la trilogía de X-Men, entre sus películas figuran El gran truco, The Fountain, Van Helsing y Kate & Leopold.

Desde una suite de un hotel en Nueva York, el actor habló de su papel en Australia y de qué sintió besando a su coprotagonista.

¿Le dolió no ser la primera elección de Luhrmann para el papel protagónico?

En absoluto. Siempre salí del banco de suplentes, en toda mi carrera. Tampoco fui el primero al que le ofrecieron Wolverine.

¿Luhrmann reescribió el papel para usted?

No sé si lo reescribió para mí. Pero Baz todo el tiempo iba reescribiéndolo y probablemente aprovechó nuestros puntos fuertes -cómo éramos a nivel personal- al máximo.

Viendo el trailer, las escenas de amor son bastante ardientes. ¿Fue algo incómodo para usted y Kidman?

Siempre hay un elemento de complicación potencial, pero en este caso, no. Conozco a Nic desde hace casi quince años. Mi mujer y ella compartieron una casa cuando Nic fue a Los Angeles por primera vez y son muy amigas. Nunca antes nos habíamos besado, o sea que fue algo de lo que necesitábamos hablar antes. No voy a contarle los detalles de la conversación. Pero no hace falta decir que lo manejamos como adultos. Tampoco fue el día más difícil en la oficina.

La mayor parte de la filmación de "Australia" se hizo en una región donde la temperatura es de 43 grados. ¿Cómo fue la experiencia?

Es raro que un lugar pueda cambiar a alguien, pero Kimberley es uno de esos lugares. Es de una escala tan grande, tan enorme, que uno se siente muy humilde, pequeño e insignificante. Al mismo tiempo, hace que uno se sienta muy seguro. Parte de la tierra. Es una sensación fantástica. Son esas cosas que parecen importarnos en la vida cotidiana y que no deberían desaparecer. Se siente una conexión natural con la tierra, conexión que uno pierde viviendo en la ciudad.

Usted está a caballo gran parte del tiempo en la película. ¿Es un jinete experimentado o aprendió especialmente para la ocasión?

En el mundo del espectáculo hay una expresión: todos sabemos montar. Pero, como es sabido, los actores mienten todo el tiempo. Yo podía andar un poco, anduve a caballo en Kate & Leopold. Pero montar a caballo en Australia requería un nivel totalmente distinto. Me gusta ese lado de la actuación: aprender a hacer cosas nuevas. Me entrené todos los días durante ocho meses. Baz armó un lugar al aire libre para poder montar. Teníamos falsos cowboys adiestrando un caballo para manejar el ganado. En la película, toda la parte de a caballo la hice yo.

¿Cree que es bueno como para montar profesionalmente?

Soy demasiado alto para competir en el Derby de Kentucky. Tendrían que buscarme un caballo grande para lucir bien. De lo contrario, te ves ridículo, como montando un pony en una fiesta infantil. Creo que tenía el caballo de montar más grande en la historia del mundo. En realidad, tenía cuatro caballos: uno para galopar, uno para apartar animales de la tropa, uno para encabritarse y otro caballo que básicamente estaba dormido todo el tiempo. Bueno, parecía una piedra en todo caso. Tenía que ser muy plácido para que yo pudiera dialogar mientras iba andando. Teníamos micrófonos con boom, y es algo que casi todos los caballos detestan.

Usted da la impresión de ser un adicto al trabajo. En 2006, por ejemplo, se estrenaron cuatro películas suyas, y ahora está siguiendo una película enorme, "Australia", con otra, "X-Men Orígenes: Wolverine". Después, tiene todo su trabajo en musicales, protagonizando "Oklahoma" y "The Boy of Oz", entre otras obras, y también como presentador de los premios Tony . ¿Es que alguna vez descansa?

Es muy difícil decir que no con las cosas que me ofrecen para hacer. ¿Y por qué habría de negarme? Soy un trabajador por naturaleza y me gusta mucho lo que hago. Tengo mucha energía y también tengo la suerte de recibir las ofertas de trabajo que recibo.

Los fanáticos de X-Men se mueren por saber algo de la película de Wolverine. ¿Qué nos puede adelantar de la historia?

No mucho. No quiero revelar nada. Pero es un adelanto, como una especie de precuela de los otros filmes y comienza más de cien años antes. Logan/Wolverine tiene la capacidad regenerativa de sanarse, o sea que podría tener 200 años. Siempre ha sido un personaje misterioso, con media docena de interpretaciones distintas sobre cuál fue su origen. Nuestra película será una de ellas. También se verán muchos personajes nuevos...

¿Qué siente cuando lo mencionan con frecuencia en la serie "Scrubs"? El Dr. Perry Cox siente un odio irracional hacia usted y anda propagando su nombre.

Me lo habían dicho, sí. Creo que es brillante. En realidad, yo debería hacer una aparición en la serie y enfrentarlo. Sería más divertido, ¿no?


Por: Ruthe Stein
Fuente: THE NEW YORK TIMES