Se produjo un error en este gadget.

23 febrero 2009

"Slumdog Millionaire" se lleva el premio mayor en los Oscar

La fusión entre Hollywood y Bollywood, las dos industrias de cine más grandes del mundo, vivió una fiesta en la gala de los Oscar, luego que la película "Slumdog Millionaire" se convirtiese en la gran ganadora con ocho estatuillas, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.


La cinta de Danny Boyle, sobre un joven indio criado en los barrios más pobres de Mumbai que llega a la gran final del programa "¿Quién quiere ser millionario?", obtuvo también los premios al Mejor Guión y arrasó en los trofeos musicales, con Mejor Música y Mejor Canción para A.R. Rahman.

Este drama romántico llegaba con diez nominaciones a la ceremonia en el Teatro Kodak, pero sólo perdió en una categoría, Edición de Sonido, ya que en la sección de Mejor Canción competía con dos composiciones.

El triunfo de "Slumdog Millionaire" se dio en desmedro de "El curioso caso de Benjamin Button", que arribó como gran favorita con 13 nominaciones, pero sólo pudo llevarse tres premios: maquillaje, efectos visuales y dirección de arte.

Ledger, Cruz y Winslet, las apuestas cumplidas

En las categorías actorales, hubo dos nombres que no fueron para nada una sorpresa. La Academia no zozobró para darle un emotivo homenaje al fallecido actor Heath Ledger, ganador indiscutido en la categoría de Mejor Actor Secundario por su papel de Guasón en "Batman: El caballero de la noche", pese a la fuerte competencia que tenía.

En la misma categoría, pero femenina, Penélope Cruz sacó la cara por los iberoamericanos, al convertirse en la primera española en conseguir el premio por "Vicky Cristina Barcelona". Los otros dos latinos que postulaban, el chileno Claudio Miranda ("El curioso caso de Benjamin Button") por cinematografía y el mexicano Mike Elizalde ("Hellboy II") en maquillaje.

Una de las sorpresas fue el triunfo de Sean Penn como Mejor Actor por su papel de un político homosexual en "Milk", ya que dejó fuera al favorito Mickey Rourke ("El luchador"), quien había ganado en dos de las premiaciones más importantes que precedieron al Oscar: los Globos de Oro y los Bafta. Entre las mujeres no hubo sorpresas y Kate Winslet se llevó indiscutidamente la estatuilla por "El lector".

La ceremonia, que duró aproximadamente tres horas y media, fue animada exitosamente por el australiano Hugh Jackman y fue más austera que en otras ocasiones. El breve homenaje a Jerry Lewis y la ausencia del tradicional discurso del presidente de la Academia, dan fe del empeño por reducir el tiempo de transmisión